Calentadores de agua por gas: ¿Cómo funcionan?

Cuando se trata de comodidad el agua caliente juega un papel especialmente relevante para nosotros. Pero, ¿Cómo usar un calentador si no hay las condiciones o instalaciones eléctricas adecuadas? Los calentadores de agua por gas, son la solución.

Estos son dispositivos que ofrecen una ventaja a la hora de calentar el agua para fines sanitarios, porque el líquido está disponible en una temperatura agradable casi de forma instantánea.

No es solamente por esto que muchas personas están interesadas en adquirir uno; pues son innegables las ventajas que ofrecen en comparación con las variantes eléctricas que existen en el mercado. Puedes saber mas sobre el gas y su uso en esta pagina, donde se habla de que es y como funciona el gas natural.

Los calentadores de gas se pueden usar casi en cualquier lugar, sin importar si existen o no las conexiones eléctricas. Además son dispositivos que son más rentables a largo plazo, pues siendo el gas natural de alta eficiencia, esto hace que hagan su trabajo en menor tiempo que los eléctricos. De hecho, al calcular los gastos a final de mes, se puede notar una gran diferencia, entre los gastos que generan uno y el otro.

¿Cómo funciona un calentador a gas?

Básicamente los calentadores de este tipo funcionan mediante el uso de un quemador, que solo se enciende cuando es realmente necesario.

La llama que calienta el agua puede ser generada de forma automática por un encendido electrónico, piezoeléctrico o una llama piloto. En este último caso, el calentador siempre tiene la llama encendida, pero solo usa cantidades mínimas de gas y cuando la llama se apaga por alguna razón, un sensor cierra automáticamente el flujo de agua.

Algunos calentadores a gas son prácticamente automáticos: cuando alguien abre el grifo, la llama se enciende (funcionando con baterías) y empieza a subir la temperatura a cierto nivel antes de empezar a fluir el agua por las tuberías. Estos son regulados de modo tal, que no se exceda la temperatura y de que no usen más gas del necesario.

Dependiendo del rendimiento, en ocasiones puede ser necesario abrir una apertura de ventilación por donde puedan escapar los gases de vapor que se generan durante el funcionamiento del calentador.

¿Con qué tipo de gas funcionan los calentadores?

Generalmente, pueden funcionar con gas natural o con gas propano/butano de la misma forma y con la misma eficiencia. Pero en caso de que las especificaciones de fabrica digan lo contrario, se puede cambiar el tipo de gas cambiando la boquilla a una adecuada.

Lo más recomendable para poder disfrutar del agua caliente todo el tiempo posible, es instalar una bombona, cilindro o tanque de gas estacionario que pueda alimentar el junker de manera constante o bien una conexión al gas natural de la zona.

Tipos de calentadores a gas

Calentadores Portátiles

Son más fáciles de mover, ya sea para llevarlos de una habitación a otra, guardarlos cuando no sean necesarios o para llevarlos en caso de una mudanza.

Además son tan eficientes que convierten en calor hasta el 90% del gas que se quema durante su funcionamiento. Sin embargo, el principal inconveniente que presentan es que tienen precios muy elevados y que carecen de un sistema de ventilación para la emisión del vapor generado por la combustión.

Podemos encontrar dos tipos de calentadores portátiles: los que funcionan por convección y los de convección radiante.

Calentadores con chimeneas

Se tratan de dispositivos con una abertura por donde sale el vapor generado por la combustión. Estos son estacionarios y generalmente están diseñados para hacer su trabajo de manera indefinida en un solo lugar.

Algunos modelos ofrecen temporizadores programables y controles remotos que permiten configurar la temperatura o el encendido, sin necesidad de acercarse hasta el dispositivo.

Estos son ideales para instalarlos cerca de la toma de agua y conectarles un cilindro de gas de forma fija mediante un regulador de presión.

Ventajas de los junkers a gas

Como ya lo mencionamos al inicio, la principal ventaja que tienen es la rapidez con la que se eleva la temperatura del agua, pero también tienen otros puntos a favor que valen la pena destacar:

  • En primer lugar es posible conectar varias tomas a un solo calentador, lo que significa que el flujo caliente puede llegar a varios puntos en una casa.
  • También es posible minimizar el tiempo del calentamiento del agua aún más, poniéndolo muy cerca del punto de extracción, pues mientras más corta es la tubería, menos tiempo implica la llegada del agua al dispositivo.
  • En cuanto a la instalación del junker a gas, esto es algo relativamente fácil. Solo es cuestión de encontrar una posición adecuada y conveniente para poner justo al lado el cilindro de gas y conectarlos mediante una manguera y un regulador de presión.
  • Existen calentadores de diferentes niveles de rendimiento. El rango de potencia puede variar en dependencia de varios factores. No obstante, mientras más bajo sea, menos caliente y menos cantidad de agua se envía.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad